Literatura

Biografía

 

 

Una fascinante colcha de retazos multicolor, que sobresale entre las montañas del Páramo Alto-Andino colombiano y las altas nubes provenientes de las llanuras del mismo País, llamada Mongua, me brindó su regazo una cálida mañana, hace ya muchos años. Cuando digo cálida, me refiero a unos diez y seis grados Celsius. Este regalo, vino acompañado de muchos más. Por ejemplo, la constante vigilancia en las virtudes de los hombres y el recto proceder que mi abuela siempre se encargó de cultivar en mí, así como también la paciente y amorosa ayuda que me brindó la profesora Nubia Manosalva, durante la apasionante aventura de mis primeros cinco años de estudios.

 

Ya en el Colegio Lisandro Cely, las personas que fui encontrando a mi paso, como el profesor Alcides Guerrero, mi madrina y profesora Ana Rita Bonilla y el profesor Numael Barrera, entre otros más que se escapan a esta lista -pido disculpas por ello, pero quiero que sepan que los quiero mucho- me enseñaron a venerar la sabiduría de los viejos (su herencia ancestral y cultural), a sentir en mi interior a la Pachamama (el respeto para con el todo). También, a crear en mi mente cuanto personaje o situación lograba atrapar, al caminar por los hermosos paisajes de aquel lugar o mientras cuidaba las vacas de mi abuelo. Esta imaginación, admiración y curiosidad, ayudaron para que sobresaliera en mis estudios y para que se encendiera en mí, el amor por la lectura.

 

La vida en Bogotá y la universidad, se presentaron como un variopinto periplo de intentos y situaciones que al final, desembocaron en mi carrera como Químico Profesional, en la Universidad de Ciencias Ambientales y Aplicadas (UDCA).

 

Ya en la vida laboral, destaco el paso que hice por el área industrial (analista de laboratorio en empresas de alimentos y medicamentos) y lo hecho en docencia (universidad del Trópico Americano, Unitolima, Unisangil y SENA), los cuales me han permitido combinar las palabras y la química. Primero, en la elaboración de manuales de laboratorio, procedimientos y documentos de apoyo a la gestión y segundo, con el propósito de hacer mis clases agradables y para derribar el mito de esta ciencia es aburrida (sin dejar de lado su rigurosidad).

 

Ahora, intrépido o tal vez, inocente aventurero en el fascinante mundo de las letras (de la mano de las ciencias básicas), presento a ustedes mi primera obra: la novela “El Salto Cuántico”. Ésta es un intento por hacer carne del discurso científico, por hacer menor la brecha que separa la biología, la química y la física con la narrativa, pues encuentro el pensamiento mágico igual de fascínate a las sólidas hipótesis científicas.

 

¿Hacia qué lugar me dirijo? No lo sé con exactitud, pues he aprendido que es mejor, dejar que sea el universo quien guie mis pasos.

Contacto

Mensaje enviado!.
Error!. Inténtelo más tarde
Error Email!. Campo obligatorio
Error Comentario!. Campo obligatorio
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, conideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui.