Smells Like Art
Smells Like Art

ArTales! Bernini y Borromini: Una Rivalidad muy barroca.

15 Oct 2019 @Smells Like Art | Artistas | Cultura | Arte

¡Hola artistas y amantes del arte!

Hoy estrenamos nueva sección, ArTales, un espacio en el que cada semana os contaremos una anécdota curiosa sobre artistas, museos o sobre arte en general. Así que no os la perdáis, porque realmente hay cosas fascinantes cuando buceas en los anales de la Historia del Arte.

El post de hoy se lo dedicamos a Lorenzo Bernini y Francesco Borromini, dos increíbles artistas del barroco italiano que fueron los responsables en el siglo XVII de embellecer las calles y los edificios de la monumental ciudad de Roma. Pero lo más interesante es que lo consiguieron compitiendo constantemente el uno contra el otro y siempre con una intensa rivalidad por disputarse los mejores proyectos. Aquí os lo contamos. :)

Bernini y Borromini: Una rivalidad muy barroca.

Bernini y Borromini no podían ser más diferentes: mientras uno era sociable, de personalidad atractiva, alegre y mujeriego, el otro era solitario, taciturno, malhumorado y célibe.  El primero tenía el favor de los papas y la simpatía de todo el mundo, mientras el segundo despertaba rechazo en aquellos que lo trataban y lo contrataban.

Las habilidades escultóricas de Bernini ya eran conocidas desde sus 13 años, y se convirtió en protegido del papado. Borromini llegó a Roma con 19 años y se convirtió en el aprendiz y mano derecha de Carlo Maderno, que por aquel entonces estaba al cargo de las obras de la Basilica de San Pedro.

Entonces, el Papa Urbano VIII introdujo a Bernini en los proyectos, a pesar de que no tenía más que unas nociones básicas de arquitectura. Se organizó un concurso para realizar el lujoso baldaquino de la basílica, pero se sabe que dicho concurso estaba amañado desde el principio para que Bernini fuera el elegido. Así que podemos considerar esto como un “enchufe” muy barroco, y también como el primer motivo que tuvo Borromini para odiar a Bernini.

A la muerte de Maderno, Borromini esperaba heredar el puesto de su maestro, sin embargo, la suerte le rehuyó una vez más, ya que fue para Bernini. Borromini se resignó y aceptó trabajar para él como asistente. Fueron 5 años en los que ambos llevaron a cabo los dos proyectos más grandes de aquel momento, San Pedro, y el Palacio Barberini. El baldaquino imponente que proyectaron entre los dos fue la inauguración oficial del barroco italiano para la Historia del Arte.

Lo triste fue que, a pesar de la gran labor de Borromini y sus fantásticos diseños, en ambos proyectos fue para Bernini únicamente el mérito. Aunque ya en el Palacio Barberini se aprecia, al observar las escaleras magníficas de uno y de otro, que el auténtico talento de Borromini empezaba a despuntar.

El equipo no tardaría en separarse debido a la falta de reconocimiento y de retribución económica que sufría Borromini en comparación con su compañero. Borromini descubrió un trato económico especial que Bernini había pactado sólo para él;  entonces ya se cansó,  abandonó el proyecto y a su avaricioso compañero. Decidió seguir por su cuenta.

Su primer proyecto, la iglesia de San Carlo, parecía un proyecto pequeño y modesto, pero fue en él donde Borromini demostró por primera vez todo su potencial realizando una autentica joya artística de orfebrería. Mientras tanto, Bernini cometió una serie de errores muy graves con los campanarios de la fachada de San Pedro por saltarse los planos de su predecesor; Borromini avisó de que aquello podía ser un error fatal, y toda Roma hablaba de la posibilidad de que todo se viniera abajo. En ese momento murió Urbano VIII, y le sucedió el Papa Inocencio X, con un estilo mucho más austero, quien decidió derrumbar las dos torres. Por todo ello, y algún que otro acontecimiento, Bernini fue apartado, y el Papa contrató a Borromini.

En esta época Bernini volvió a la escultura, y gracias a ello, nos dejó algunas de sus obras más bellas e impactantes. De hecho, gracias a su escultura recuperó el favor del Papa, cuando se inauguró la Fuente de los Cuatro Ríos en la Piazza Navona, un proyecto que consiguió sin que el Papa tuviera conocimiento de ello. El Papa vio la obra, y supo que era de Bernini, y lo volvió a llamar a su servicio. Borromini no soportó esta noticia, puesto que además Bernini le robó la idea de edificar ahí una fuente de los 4 grandes ríos del mundo. En este episodio, el detalle más curioso y divertido es que dos de las esculturas de la fuente aparecen horrorizadas o con los ojos tapados por lo que ven en frente. ¿Y qué había en frente? La versión más extendida es que justo en ese punto es donde Borromini iba a edificar la iglesia de Sant’Agnese y que Bernini esculpió de esa forma las figuras para burlarse de su rival; no obstante, no se sabe con seguridad, ya que las obras de la iglesia realmente se comenzaron después de la finalización de la fuente.

La anécdota que si es cierta es la del Palacio Propaganda Fide, una de las obras maestras de Borromini. En este palacio ya existía una capilla de Bernini cuando le dieron a Borromini el proyecto de remodelar el edificio, y el arquitecto, sin dudarlo, demolió la capilla para vengarse. La volvió a construir y añadió el detalle de unas orejas de burro para ridiculizar a Bernini, puesto que la iglesia estaba frente a la casa del escultor y la capilla podía verse desde su ventana.

Sin embargo, la suerte de Borromini volvería a cambiar tras la muerte de Inocencio X, a quien sucedió Alejandro VII, amigo de Bernini. Le echaron de todos los proyectos y acabó en la desgracia mientras Bernini entraba en su periodo más exitoso y fructífero. Borromini finalmente se suicidó, de forma muy trágica (o casi tragicómica), y Bernini vivió 13 años más siendo increíblemente famoso.

Juntos, o más bien, uno contra el otro,  crearon el barroco italiano.

Fuentes:

Compartir este post

 /


Archivos
March 2020 (2)
December 2019 (1)
November 2019 (1)
October 2019 (5)
September 2019 (1)
August 2019 (2)
June 2019 (1)
May 2019 (1)
April 2019 (2)
March 2019 (1)
December 2018 (1)
July 2018 (1)
April 2018 (2)
February 2018 (1)
January 2018 (3)
December 2017 (2)
November 2017 (4)
October 2017 (2)
September 2017 (2)

Categorías
Artistas
Cultura
Arte

Etiquetas
ArTales arte art cultura anecdotas Historia del Arte artistas curiosidades
Para poder comentar este artículo, tienes que acceder o registraste en la plataforma.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, conideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.